Opinión

Los extremos nunca son buenos excepto para El País

Ester de la Paz | Castellón | 5 Mayo 2015 18:58

Cuántas veces habremos escuchado eso de El Mundo de derechas, El País de izquierdas. Pero solo han hecho falta 39 años, ni siquiera medio siglo, para que la línea editorial de ese periódico “de izquierdas” se haya pasado al lado más azulón.

El País nacía en un contexto un poco complicado para el periodismo, eso momento en el que no se sabía muy bien qué iba a pasar, en que las cosas estaban revueltas, pero calmadas a la vez. Juan Luís Cebrián, su director, iniciaba un periódico que pretendía dar voz a todas esas fuerzas políticas que la dictadura franquista había silenciado. El primer hecho noticioso del periódico fue horas después del Golpe de Estado de Tejero. https://www.youtube.com/watch?v=Pcc0_8i0CYs Las escuetas noticias que llegaban por la radio hicieron que la redacción del periódico se reuniese para sacar una edición especial. Sin dudarlo, el periódico salió a la calle apoyando férreamente la Constitución Española de 1978.

elpais-23f

Escaso fue el tiempo de esa relativa independencia y objetividad que intentaban conseguir. Pocos años después del golpe fallido, Cebrián unía lazos con Felipe González, entonces presidente del Gobierno y El País se acababa convirtiendo en un mero transmisor de las ideas del PSOE, una especie de boletín oficial que llegaba a todos los rincones de España por seis pesetas. Pero no fue momentáneamente, sino que ese socialismo tan –poco- sutil que llevaba El País se prolongó hasta 1996 que, casualmente, fue cuando perdió las elecciones Felipe González y entró José María Aznar, del Partido Popular a presidir España.

Pero, poco antes de que Felipe González acabase sus catorce años, sus cuatro legislaturas al frente de la nación, El País cambió su director y puso a Jesús Ceberio al frente. Yo no lo recuerdo, pero la hemeroteca está ahí para salvarnos, tanto a los jóvenes como a los despistados. Bueno, pues si entramos en la hemeroteca se puede observar como fue en esa etapa en la que El País brilló y llegó a su máximo esplendor. Fue bajo la dirección de Ceberio donde criticaron al gobierno de turno –ya siendo el Partido Popular-, donde el periodismo de investigación de El País era referencia y donde se apostó por la digitalización del medio sin haber llegado todavía al nuevo milenio.

Dos legislaturas estuvo Aznar aguantando los golpes de El País y todo su conglomerado mediático (Prisa) hasta que perdió las elecciones contra el Partido Socialista de José Luís Rodríguez Zapatero. Los favoritos de Cebrián llegaban al poder, y todos pensaban que el periodismo crítico y de investigación se había acabado y que volvían las alianzas pero, para la sorpresa de muchos –y del periódico también- las cosas no fueron así. Zapatero renegó de El País y las alianzas no se llevaron acabo.

No es solo por El País en particular, ni por el país en general, sino más bien por El Mundo en particular y por el mundo en general. La crisis de 2008 se saldó miles de víctimas, y hablo de víctimas como personas, como empresas y como instituciones. La falta de dinero hace daño a mucha gente, a muchos sectores. El periodismo no fue uno de los pocos que salió ileso y también recibió su varapalo. El País ha perdido desde el inicio de la crisis mundial casi un millón de lectores. Puede que sean cantidades frioleras, pero el periódico que cumple ya 39 años sigue líder en la prensa escrita. In-creíble.

Hay muchos motivos que apuntan a estas pérdidas tan considerables. La crisis económica es uno de ellos, pero también hay que tener en cuenta el giro de 180 grados que ha dado la línea editorial. Sus lectores, acostumbrados a esa fina línea rojilla que lleva caracterizándolo casi cuatro décadas, están decepcionados con la negrita y subrayada azulona que utiliza ahora.

Las deudas se aglutinaban en la mente –y cartilla- de Cebrián, así que acabó por buscar la forma fácil de saldarlas: pedir ayuda al poder político. Y claro, el poder de 2014 era azul oscuro casi negro. Soraya Sáenz de Santamaría fue la encargada de ayudar a El País y todos sabemos que a los políticos el dinero le sobra, pero de periódicos de referencia que les bailen las aguas no van sobrados que digamos. Ni cuarenta años han pasado desde aquel 5 de mayo de 1976 y el periódico líder ha pasado de mostrar cierto interés en el PSOE y criticar duramente al PP, a ser la voz propagandística del Partido Popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s